Aunque hay precedentes en la historia antigua japonesa de mujeres en el poder, como la reina Himiko y la emperatriz Jingû, el jefe de gobierno era un emperador, y cuando los samuráis tomaron el poder esto no cambió. Así que las mujeres que aparecen en la historia japonesa acostumbran a ser “la mujer de” o “la hija de”. 

La clase guerrera históricamente ha sido masculina, y la clase samurái no fue una excepción. Los grandes samuráis, los generales que comandaban ejércitos cuyos nombres han pasado a la historia, eran hombres, pero en las filas de estos ejércitos, como han corroborado estudios arqueológicos, sí que había mujeres. Ellas eran las llamadas onna bugeisha, que significa literalmente “mujer guerrera”.

Las onna bugeisha normalmente eran esposas de samuráis. Mientras el samurái estaba en la batalla lejos de casa, la onna bugeisha se encargaba de defender su feudo de bandoleros y saqueadores, y de adiestrar a los hijos en artes marciales, aunque a veces también participaban en las contiendas como si fueran samuráis. Normalmente se las asocia con el uso de la naginata, un arma parecida a la alabarda europea, una lanza con una hoja en la punta parecida a la de una katana, y que medía más de dos metros. Esto se puede considerar cierto a partir del periodo Edo, en los siglos XVII a XIX, en los que Japón estuvo en paz. En esa época, sí que se adiestraba a las hijas de los samuráis en el uso de la naginata y a los hijos en el de la katana, pero en eras anteriores en las que la guerra era habitual las onna bugeisha usaban las mismas armas que los samuráis, entre las que estaba la naginata, o no, ya que fue un arma cuya popularidad fue variando según la época. 

Imagen: Onna bugeisha con una naginata.

Una de las onna bugeisha más conocida de la historia de Japón es Tomoe Gozen. Vivió entre los siglos XII y XIII, y luchó en las guerras Genpei junto a Minamoto no Yoshinaka, del que se cree que era la esposa o concubina. Se destaca en las crónicas de la época su gran destreza con el arco y la espada, y se dice que su valor superaba al de mil hombres. Sus gestas contribuyeron al ascenso de los samuráis al poder, participando en el bando ganador de la guerra, que establecería el primer shogunato de Japón. No se sabe si murió en la batalla de Awazo junto a Minamoto no Yoshinaka, o si tras ser derrotada se hizo monja y se retiró hasta su muerte.

Imagen: Tomoe Gozen.

Y si Tomoe Gozen estuvo presente durante el ascenso de la clase samurái, Nakano Takeko fue testigo de su caída. Takeko nació en Tokio en 1847 y recibió entrenamiento marcial desde muy pequeña, sintiéndose fascinada por las grandes guerreras japonesas como la misma Tomoe Gozen. A los 16 años era toda una experta, y adiestraba a otras niñas. Cuando era muy joven se desató una guerra civil en el país, entre los partidarios del shogun, que defendían el status quo, y los partidarios del emperador, que querían modernizar el país. Takeko luchó en el bando perdedor, el del shogun, y participó en la batalla de Aizu en 1868. El ejército imperial superaba en número al ejército del shogun, y llevaban armas de fuego muy superiores tecnológicamente a las de los samuráis. Nakano Takeko le propuso a su señor formar un pequeño grupo de mujeres liderado por ella para atacar por sorpresa al ejército imperial, a lo que accedió. El ataque, efectivamente, sorprendió al ejército imperial, pero al final Takeko recibió un disparo en el pecho y la unidad fue aniquilada. Antes de morir, pidió a su hermana Yuko que la ayudara a cometer el seppuku, el suicidio ritual reservado a los samuráis, no a las mujeres. Se dice que sus últimas palabras fueron: “No se llevarán mi cabeza como trofeo”. Después de abrirse el vientre, Yuko la decapitó y enterró su cabeza a los pies de un árbol junto al templo Hokaiji. Cada año, durante el festival de otoño de Aizu, en Fukushima, un grupo de chicas jóvenes se viste de onna bugeisha para honrar su memoria junto al monumento dedicado a ella, al lado de su tumba.

Imagen: Monumento a Nakano Takeko.

Recibe descuentos y novedades de Samurai Experience

Puede darse de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic en el botón suscribirse para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento.Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.