El lobo solitario y su cachorro es un manga japonés, publicado originalmente con el título Kozure Ôkami entre 1970 y 1976. La historia, creada por Kazuo Koike e ilustrada por Goseki Kojima, está formada por 28 volúmenes, con casi 300 páginas cada uno. Kazuo Koike nació en Akita (Japón), el 8 de mayo de 1936. Es un reconocido guionista de manga, que posee otras obras reconocidas como Crying Freeman (uno de los primeros Manga publicados en España con el boom del Manga y con una adaptación a película del año 1995 ), aunque no poseen el prestigio de El lobo solitario y su cachorro. Sus obras abarcan más allá del cómic, contando con obras de poesía, novelas, producciones cinematográficas, y representaciones teatrales. Goseki Kojima nació Yokkaichi (Japón), el 3 de noviembre de 1928 y murió el 5 de enero de 2000 en Tokyo. Comenzó con su trabajo como ilustrador en una revista para la que ilustró el manga titulado Dojinki, pero alcanzó la gran fama con sus dibujos en El lobo solitario y su cachorro.

La historia tiene lugar en el Japón feudal durante el siglo XVII, en el periodo Edo, también llamado periodo Tokugawa, cuya hegemonía terminó en el siglo XIX. El país era gobernado por el shogun Tokugawa, cuya sede era Edo, la actual Tokyo.

El protagonista es Ogami Itto, un samurái con una habilidad legendaria, con el cargo de Kogi Kaishakunin. Su labor como tal, consistía en acompañar y asistir a los daimyo, señores feudales, y a los samuráis, que por orden del shogun debían cometer seppuku, el suicidio ritual. El Kaishakunin no sólo debía ser también samurái y noble, también debía tener un perfecto manejo de la katana, puesto que la cabeza no debía cortarse completamente, debía dejar que colgara del cuerpo, para evitar que rodara por el suelo ante los espectadores, algo que era especialmente deshonroso para la familia.

Imagen: Ogami Itto en su trabajo como Kaishakunin.

 

El clan Yagyu, cuyo todopoderoso señor Retsudo Yagyu había ambicionado durante años ser el Kaishakunin del shogun, conspira contra Itto. La acusación se centra en el hallazgo, en el templo de la familia Ogami, de una tabla funeraria con el nombre del shogun, colocada ahí por Yagyu. Este hecho indicaba que la persona dueña de dicho santuario deseaba la muerte de la persona cuyo nombre se podía leer en la tabla.

Al haber cometido traición, Itto es obligado por el shogun a realizar seppuku, pero finalmente escapa, escogiendo para sí mismo y su hijo el camino conocido como Meifuma-do, el camino del infierno. Un camino uyo único destino es la venganza o la muerte. Así Itto se convierte en un ronin (un samurái sin señor), y junto a su hijo Daigoro, viaja por todo el país alquilando su espada.


Imagen: Ogami llevando a Daigoro por Japón en su viaje.

 

El personaje de Daigoro merece también un capítulo parte. Daigoro, aunque lo parece, no es un niño. Es un adulto que a lo largo del cómic se va formando en las complicadas normas del bushido (licencia del autor, pues el bushido, en la época samurái, no existía – ver post «El honor del Samurái«). Aunque en ocasiones sí que es posible ver la actitud despreocupada propia de un niño ajeno a la cruenta realidad que lo rodea, en aquellos momentos en los que se divierte, juega con animales o trastos varios o canta para él y su padre. Es en estos momentos, cuando deja de ser adulto para volver a meterse en su papel del niño de tres años que es en la historia. Es evidente que el hecho de que en una historia tan llena de salvaje violencia y feroz barbarie, un niño sea protagonista contribuye enormemente a crear un elemento de dulcificación de la obra. A los occidentales nos impacta mucho el personaje de Daigoro, su actitud y su comportamiento delante de las situaciones que aparecen en la historia.

 


Imagen: Daigoro en posición de combate.

El lobo solitario y su cachorro es un relato épico en todos los sentidos. No sólo tiene lugar en el fascinante Japón medieval, también posee todas las características propias de un relato de este tipo. El protagonista pertenece a una familia noble y respetable, posee un amplio catálogo de virtudes (increíble luchador, domina casi cualquier tipo de armas incluso las más difíciles como la espada corta (wakizashi); es un gran estratega, es capaz de vencer a cualquier enemigo, sin importar su número o su pericia en el combate). Además, sigue un férreo código, el bushido, que transmite su hijo durante toda la historia, el único tema que nos puede chirriar, pues en esa época el bushido no existía como tal. Pero todas estas virtudes no impiden que la desgracia llegue a su familia, pues es traicionado y falsamente acusado, como hemos visto. Entonces emprende su camino hacia la muerte o la venganza si hay suerte, luchando valientemente contra los enemigos que se le presentan.

Es un descenso a los infiernos de la sociedad japonesa, comparable al descenso a los infiernos de Dante, pero en primera persona y no como un observador. Una historia que pone al descubierto los entresijos de unos sistemas políticos y sociales tan complejos como los de la era Tokugawa. Una época también durante la que los samuráis fueron perdiendo paulatinamente su poder, sus privilegios y su estatus, pero de eso hablaremos otro día.

Debido a sus grandes conocimientos acerca de la tradición cultural japonesa, Kazuo Koike realiza, en el cómic, un elaborado y preciso retrato de esta situación de cambio, de la que son víctimas algunos de los enemigos que Itto debe enfrentar en determinados momentos. Todo ello, constantemente acompañado por un tema primordial en toda la obra: el respeto. Respeto por las costumbres, tradiciones y los rangos y sus consiguientes protocolos, que, en caso de no ser adecuadamente seguidos, llevaban a represalias considerables.


Imagen: Edición española de El lobo solitario y su cachorro, de Planeta Comic.

Para finalizar con el cómic, nos encontramos delante de una obra maravillosa, muy bien documentada, cuyas más de 8000 páginas permiten al lector occidental conocer el mundo medieval de Japón y aportar luz sobre las normas que regían la sociedad feudal japonesa, tan diferentes a las occidentales.

El inmenso éxito de la obra, la hizo trascender las fronteras del mundo oriental, y llegó a occidente, más concretamente a EEUU de la mano de Frank Miller (aquí, pedimos un saludo ante este nombre) bajo el título Lone Wolf and Cub con la editorial First Comics, cuando First quebró, la mítica Dark Horse se ocupó de las publicaciones. Ha inspirado numerosas películas, series y videojuegos, así como otros cómics creados por el propio Miller, como Sin City o Ronin. Si todo va bien, hablaremos de Ronin en un futuro post.

Adaptaciones

Entre 1972 y 1980 se realizaron 7 películas del “Lobo Solitario y su Cachorro”. Los nombres de cada película son los siguientes:

  • Lone Wolf and cub: Sword of Vengeance (1972)
  • Lone Wolf and cub: Baby Cart at the River Styx (1972)
  • Lone Wolf and cub: Baby Cart to Hades (1972)
  • Lone Wolf and cub: Baby Cart in Peril (1972)
  • Lone Wolf and cub: Baby Cart in the Land of Demons (1973)
  • Lone Wolf and cub: White Heaven in Hell (1974)
  • Lone Wolf and cub: Shogun Assassin (1980)

Adicionalmente, en 1993 se realizó otra adaptación: Lone Wolf and Cub: Final Conflict.


Imagen: Poster de Baby cart in the land of demons.

En 2012 se anunció un remake de Hollywood, en 2016 se anunció que el productor Steven Paul (Ghost Rider, Tekken, Doomsday, Ghost in the Shell…) había adquirido los derechos para Hollywood. El proyecto ha estado entrando y saliendo de los planes de Paramount desde hace años. A fecha de hoy, su fecha de estreno, si acaba existiendo, no se conoce.

Recibe descuentos y novedades de Samurai Experience

Puede darse de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic en el botón suscribirse para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento.Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.