El Genji Monogatari, o Novela de Genji, lo escribió Murasaki Shikibu a principios del siglo XI, en el periodo Heian . Es considerada una obra maestra de la literatura universal, y la primera novela psicológica de la historia. En las 1.600 páginas que tiene la edición que he leído, la autora nos relata la vida del príncipe imperial Genji y de las generaciones que le suceden, mostrándonos como era la vida en la corte de Heian. 

Es una obra que ha sido estudiada y analizada infinidad de veces, y como tampoco creo que el análisis que pueda hacer yo le haga justicia, simplemente voy a destacar algunos puntos en los que la obra me ha sorprendido por su lucidez, su actualidad o su narrativa, teniendo en cuenta que se trata de una novela de hace mil años. Empecemos:

  • Ya he dado una pista en los tres ejemplos de arriba, me ha sorprendido muy gratamente su narrativa. No tanto el argumento, sino cómo poco a poco va creando un subtexto que se va desarrollando a medida que pasan los capítulos y como las últimas partes ganan fuerza gracias a lo que se ha ido construyendo en los capítulos anteriores.
  • Siguiendo el punto anterior, el subtexto. La decadencia del mundo. Resulta que el budismo de la época ya pregonaba el fin de los tiempos, que todo iba a peor y que las épocas pasadas eran mejores que la actualidad. Y esto lo refleja la novela con el personaje de Genji, el príncipe resplandeciente, que pese a ser un personaje de luces y sombras, es visto por sus iguales como alguien excepcional. Y no solo Genji, los personajes de To no Chujo, su amigo y rival, y Murasaki, su esposa, no pueden compararse con la siguiente generación, la de Yugiri, Kashiwagi, Tamakazura o la Princesa de Akashi, muy por detrás en cuanto a virtud, y sobre todo con la tercera y última generación de protagonistas de la novela, la de Kaoru, el príncipe Niou, Oigimi y Naka no Kimi, en la que estos personajes se dejan llevar constantemente por sus demonios, provocando la caída en desgracia y la entrada en religión a una edad muy temprana de Ukifune.


Imagen: Genji y Murasaki.

  • La masculinidad de Heian. En muchas culturas y en muchas épocas, la masculinidad ha estado muy asociada a la guerra, a la disputa, a la represión de los sentimientos. A lo práctico por encima de lo artístico. Pues aquí es todo lo contrario. La nobleza de Heian no se interesa por la violencia, y el dominio de la clase samurái todavía no había llegado. El noble de Heian se preocupaba por su aspecto, se perfumaba, sabía tocar varios instrumentos y siempre estaba a punto para improvisar algún poema o para ponerse a llorar tanto de alegría como de tristeza.
  • El género. Al ser una novela tan larga, hay un poco de todo, pero si alguno sobresale es el género romántico. Se nos explica la historia de los personajes a través de sus romances. Y a partir de sus aventuras amorosas se construye su psique. El centro de sus vidas es este romance, y pese a que todos los personajes masculinos tienen funciones en el gobierno imperial, apenas se hace referencia a sus trabajos.
  • La complejidad de los personajes y lo diferentes que son entre ellos. Desde Genji, un galán mujeriego pero que a la vez se preocupa por todas las mujeres a las que alguna vez ha amado, aunque fuera muy brevemente, a Kaoru, mucho más interesado en su vida espiritual en un principio, pero que poco a poco se acaba perdiendo en las tentaciones más carnales.

La novela de Genji es muy larga, a veces lenta, pero entiendo por qué lleva siglos fascinando a millones de personas. A mí, desde luego, ha conseguido fascinarme.

Recibe descuentos y novedades de Samurai Experience

Puede darse de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic en el botón suscribirse para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento.Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.