En este blog os hemos hablado de historia, literatura, cultura popular, pero nunca habíamos hablado de lo que hacemos. Hoy pondremos remedio a esta situación y os hablaremos del tameshigiri.

El tameshigiri es el arte japonés para poner a prueba las katanas, las espadas japonesas. Esta práctica se popularizó en el periodo Edo, cuando la guerra quedó atrás y los samuráis llevaban armas, pero casi nunca las usaban. Esto creaba una cierta inquietud en ellos. En épocas anteriores, cuando la guerra era constante, las espadas se probaban en el campo de batalla, pero en el periodo Edo eso ya no era así. En esa época, un samurái en raras ocasiones desenvainaba su katana, solo en casos de extrema necesidad, y si no había probado su espada no tenía la certeza de si llegada esa situación iba a responder. 

Es por esta razón que nació el tameshigiri. Cuando un artesano hacía una katana, iba a buscar al mejor espadachín que conocía para que la probase, de esta forma quedaba fuera de toda duda que si la espada no cortaba bien no era culpa del que la empuñaba. Una vez testeada, el artesano la entregaba a su dueño con el visto bueno del samurái reconocido por su destreza. Estas pruebas se hacían al principio con condenados a muerte o cadáveres, pero poco a poco se fueron sustituyendo por cañas de bambú, que tienen una textura parecida al hueso humano, o tatamis de arroz o de bambú enrollados, que con suficiente densidad y humedad simulan la carne humana.


Imagen: Un Samurai en Samurai Experience Barcelona.

Cuando llegó el periodo Meiji y los samuráis desaparecieron, la práctica del tameshigiri se tuvo que adaptar a los nuevos tiempos. Hoy en día hay formas más exactas de comprobar la calidad de una espada, así que no tiene mucho sentido usar el tameshigiri para este fin – de hecho, se usan katanas de poca calidad para la práctica – así que se ha invertido el objeto que se somete a prueba. Hoy, el tameshigiri ya no es una muestra de la calidad de la espada, sino del espadachín. Es en la dificultad de la correcta realización de los cortes donde está el desafío.

Hay varios cortes diferentes que se pueden usar. El más sencillo, y el que enseñamos en Samurai Experience, es el corte diagonal de arriba hacia abajo, o kesa giri. La inclinación del corte (entre unos 30 y 50 grados), la activación de las cadenas musculares de los brazos, espalda y las piernas, más la rotación del tronco son las claves para ejecutar un buen corte. Pero no es el único que se puede hacer. También se puede cortar en diagonal, pero de abajo hacia arriba, en horizontal, o si el bambú está colocado en posición horizontal en vez de vertical, se puede hacer un corte vertical de arriba hacia abajo. Pero estos cortes, a diferencia del básico, son más peligrosos y requieren de mucha más práctica.

Para terminar, os recomendamos que, si os gusta el tema, busquéis vídeos en Youtube, que está lleno, y vengáis a experimentarlo en primera persona en nuestras instalaciones de la mano de nuestros expertos. Es una sensación única que seguro no os dejará indiferentes.

Recibe descuentos y novedades de Samurai Experience

Puede darse de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic en el botón suscribirse para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento.Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.