El periodo Heian es una de las épocas más importantes de la historia japonesa por su producción artística, sobre la que hablaremos en artículos próximos, pero su sistema político fue el germen de lo que estaba por venir. Empezó en el año 794 y terminó en el 1185, con el fin de las guerras Genpei. Debe su nombre a la capital del país, Heian-kyô, la actual Kyoto, a la que se movió el emperador y toda su corte en el año 794.


Heian-kyô significa capital de la paz y la tranquilidad. Y esto es una verdad a medias durante este periodo, ya que hubo una gran diferencia entre la realidad de la nobleza, sobre todo la de la corte del emperador, y la del pueblo, bastante más dura, con revueltas más o menos constantes que llevaron al ascenso de la clase guerrera. Las guerras Genpei pusieron fin a este periodo histórico, dejando paso al periodo Kamakura, en el que tuvo lugar al primer shogunato de la historia de Japón. Esto dejó al emperador sin un poder político que no recuperaría hasta finales del siglo XIX, y de forma muy limitada.

Esta pérdida de poder del emperador no fue de un día para otro, ya durante el periodo Heian se pueden ver unos antecedentes de lo que sería la figura del Shogun. Durante esta época destacó una familia en particular, la familia Fujiwara, que mediante la diplomacia supo estar siempre cerca del trono imperial e influir a los emperadores de esta época de forma más o menos directa. Y lo hicieron sin la necesidad de verter sangre. Se dedicaban a casar a sus hijas con los diferentes emperadores, de manera que los emperadores siempre tenían parte de sangre Fujiwara. Además, el emperador empezaba a gobernar muy joven, siendo un niño, y se veía obligado a retirarse cerca de los treinta años, dando paso a un hijo suyo, de corta edad también. Esto hacía que fuese necesaria la figura de un regente, que normalmente era el abuelo Fujiwara, que moldeaba al emperador niño a su gusto. Así, el poder de facto estaba en la familia Fujiwara, pero nunca vio la necesidad de tomarlo oficialmente.

Esto creó una corte gigantesca, con miembros de la familia Fujiwara, emperadores retirados, príncipes y princesas. Esto sumado a que, si bien la poligamia no era legal en el sentido islámico y un hombre solo podía tener una esposa, podían tener varias concubinas reconocidas y amantes pasajeras o fijas, hacía que la corte fuese aumentando en número. Porque, además, esto de tener amantes no era algo solo bien visto y aceptado socialmente para los hombres, sino que también servía para las mujeres, pudiendo tener varios amantes a parte de su marido.

Pese a esta libertad sexual, las mujeres vivían bastante recluidas en sus casas, entre telas y biombos, pero esto no era un impedimento para el enamoramiento. Debido al culto que la corte Heian profesaba a la belleza, un hombre era capaz de enamorarse de una mujer sin haberla visto, solo por lo que se decía de ella, la belleza de su poesía y el refinamiento de su caligrafía. Esto provocaba acercamientos mediante carta, intercambiando poesía, hasta que la mujer permitía al hombre que la visitara en sus estancias donde se producía el primer encuentro sexual. Tenían mucho cuidado de su aspecto físico y las apariencias, y los modales eran muy importantes. Se vestían con numerosas prendas de ropa, y usaban diferentes perfumes para ellos y para sus ropajes y cartas.

Esta gigantesca corte creaba problemas a la hora de repartir puestos en el gobierno, creándose duplicidades e ineficiencias en un sistema burocrático que no era demasiado capaz de gestionar los problemas que surgían en el país, y que terminó por colapsar. Pero mientras se producía este colapso, y debido a la poca cantidad de trabajo para un número de gente tan elevado, la corte de Heian estaba ociosa, y se dedicaba sobre todo al cultivo de las artes. No fue una época de gran desarrollo tecnológico ni científico, puesto que las cuestiones abstractas no gustaban, pero sí fue un gran momento para la producción artística.

Recibe descuentos y novedades de Samurai Experience

Puede darse de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic en el botón suscribirse para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento.Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.