Hoy sale a la venta el nuevo videojuego de Sony, Ghost of Tsushima, ambientado en el Japón feudal. Desde Sucker Punch, el estudio a cargo de desarrollar el videojuego, han dejado claro que, aunque prima la diversión al realismo, la intención es reflejar la cultura del samurái y el periodo histórico en el que se enmarca. Por eso han elegido la invasión de la isla de Tsushima por parte del imperio mongol, dentro del periodo Kamakura. Todavía no hemos jugado al juego, así que no sabemos si la recreación histórica es muy fiel o no, pero sí podemos dar contexto a la historia que nos van a contar.

Los intentos de invasión de Japón por parte del imperio mongol tuvieron lugar en el año 1274 y 1281, dentro del periodo Kamakura. El periodo Kamakura (1185-1333) es el primero que tuvo un gobierno militar, con el shogun a la cabeza. El shogun era de la familia Minamoto, pero los que tuvieron el poder real durante gran parte del periodo Kamakura fueron los Hôjô, que ocupaban el cargo de shikken, o regente del shogun, sobre todo el líder del clan.

 


Imagen: Hôjô Tokimune.

Mientras tanto, en China, el imperio mongol de Gengis Kan iba ganando terreno, y fue su nieto Kublai Kan el que terminó la conquista en 1279. En 1268 se puso en contacto vía carta con el “rey de Japón”, de manera aparentemente amistosa, pero amenazando con tomar acción si Japón no se convertía en uno de sus súbditos. Japón no contestó a esta carta ni a ninguna de las siguientes que enviaron, y Kublai Kan empezó a construir barcos para preparar un ataque, a la vez que Hôjô Tokimune también empezaba a prepararse para un posible ataque.

 


Imagen: Kublai Kan.

El primer ataque se produjo en octubre 1274, cuando la flota de Kublai Kan partió de Corea dirección Japón, desembarcando primero en la isla de Tsushima, que contaba con menos de cien samuráis. Las tropas del imperio mongol se dice que estaban entre los 20 y los 25 mil soldados, por lo que arrasaron la isla sin ninguna dificultad. Después fueron hacia la isla de Kyûshû,a la ciudad de Hakata, donde les esperaban unos seis mil samuráis. Los samuráis consiguieron aguantar el primer día de batalla, y al llegar la noche, los guerreros del imperio mongol, temiendo un ataque durante la noche, se fueron a dormir a sus embarcaciones. Llegados a este punto los mongoles se retiraron, y los historiadores no terminan de ponerse de acuerdo por qué. Unos dicen que hubo una gran tormenta que hundió parte de la flota, y otros dicen que las invasiones que el imperio mongol llevaba a cabo empezaban con un pequeño ejército de avanzadilla, que inspeccionaba el terreno y tanteaba al enemigo, para volver después con un ejército más grande. En todo caso, los mongoles se retiraron, y los japoneses creyeron que la victoria fue gracias a la tormenta que hizo que el imperio mongol se retirara, por lo que atribuyeron la victoria al favor de los dioses.

 


Imagen: Tsushima se encuentra entre Corea y la isla de Kyûshû.

Kublai Kan se olvidó de Japón mientras seguía conquistando el resto de China, hasta que en 1281 preparó una nueva ofensiva con un ejército de 150 mil soldados para ocupar todo el archipiélago. Primero llegó una parte del ejército, que los japoneses pudieron repeler a duras penas. Cuando la totalidad del ejército formado por soldados mongoles, coreanos y chinos llegó a las costas de la isla de Kyûshû en agosto, donde les esperaba el ejército japonés, la fortuna volvió a sonreír a Japón. Un tifón asoló las costas de la ciudad de Hakata, donde se iba a producir la batalla, destruyendo la gran mayoría de la flota del imperio mongol. Se dice que solo unos doscientos barcos de los más de cuatro mil que partieron consiguieron regresar. 

Otra vez, el mérito de la victoria se lo llevaron más los monjes que los samuráis. Con sus rezos, decían que fueron ellos los que invocaron al tifón, al viento divino, llamado en japonés kamikaze. Este nombre puede que os suene, porque en la segunda guerra mundial los pilotos suicidas japoneses se harían llamar de la misma forma, confiando que, igual que contra el imperio mongol, los dioses se pondrían de su parte contra los estadounidenses. Esa vez, no tuvieron tanta suerte como contra Kublai Kan.

Recibe descuentos y novedades de Samurai Experience

Puede darse de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic en el botón suscribirse para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento.Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.