Konnichiwa!

Esta semana desde Samurai Experience os recomendamos algunas películas de samuráis. Antes de nada, os avisamos que no hemos incluido Los siete samuráis de Kurosawa, no porque no sea una obra maestra, sino porque todo el mundo la conoce y poco más podemos añadir nosotros. Si no la habéis visto, ya estáis tardando. Dicho esto, empezamos.

 

Yojimbo (1961) – Akira Kurosawa

Un samurái errante llega a un pueblo en el que hay dos caciques enfrentados. Al enterarse de la situación, decide intervenir haciendo de guardaespaldas para que estas dos familias se maten entre ellas, utilizando su astucia y habilidades. Fue una película muy influyente, fuente de inspiración de muchos westerns que vinieron después, incluso tuvo una adaptación (o un pseudo remake, antes de que los remakes existieran casi), Por un puñado de dólares, por la que Kurosawa demandó a Sergio Leone y otro remake ya sí con todos los derechos protagonizado por Bruce Willis en 1996. Y es que la historia del forastero que ante la injusticia decide actuar en beneficio de otros es muy esperanzadora, y funciona en muchos escenarios. Y si encima es Kurosawa el que está al mando y Mifune nuestro salvador, pues no nos equivocaremos al recomendarla.

 

13 asesinos (2010) – Takashi Miike

La cinta se sitúa en el ocaso de los samuráis, a mitades del siglo XIX. El heredero del shogun es un tirano, y desde el propio gobierno se organiza un asesinato contra él. Para eso, deberán contar con un grupo de samuráis, ronins y hasta un campesino, y pese a la inferioridad numérica, preparan una emboscada al heredero del shogun y su comitiva. La película está cargada de acción en su segunda mitad, dejando la primera para la introducción de este grupo de trece guerreros, recordándonos un poco al inicio de Los siete samuráis de Kurosawa. Además, al final contiene un duelo de lo más representativo del honor samurái.

 

Ran (1985) – Akira Kurosawa

Esta es la adaptación de Kurosawa del Rey Lear de Shakespeare, adaptado al Japón del siglo XVI. No he visto ni leído la obra original, así que no puedo opinar sobre la adaptación, pero es curioso ver como los temas que se tratan en la película (la ambición, el honor, el poder) encajan en el Japón feudal como seguramente lo hacían en la obra original, aunque personalmente el personaje del bufón se me hace extraño en un ambiente samurái. El uso del color que hace Kurosawa es magnífico, y es algo a lo que no nos tenía muy acostumbrados, ya que la mayoría de sus películas eran en blanco y negro. Cada personaje enfrentado tiene un color primario que lo representa, y tanto él como sus súbditos siempre tienen algún toque de este color, ya sea en los kimonos, las armaduras o los estandartes. Estos detalles llenan de contrastes las multitudinarias batallas, casi como si fueran pinturas expresionistas. En definitiva, una obra muy recomendable para los que gusten de luchas de poder y traiciones.

 

Samurai Rebellion (1967) – Masaki Kobayashi


Como dice el título de la película, estamos ante una rebelión de un grupo de samuráis. Pero no se trata de una rebelión que se lleve a cabo mediante el uso de la fuerza, en este caso lo importante es la política. Se nos muestra como funcionaban las relaciones entre los diversos niveles de un clan, qué pasaba cuando alguien desobedecía órdenes directas, y cómo afectaba al honor personal de ese samurái y al resto de su familia. Hay momentos en los que parece que estemos en un capítulo de House of Cards o una serie de Aaron Sorkin, pero no os preocupéis, porque al final las cosas se deciden a espadazos, como en cualquier otra película de este género.

 

 

El último samurái (2003) – Edward Zwick

Creo que estaremos todos de acuerdo que no es la mejor película de samuráis de la historia, pero no solo queremos centrarnos en películas japonesas en blanco y negro. Es la película que combina mejor la accesibilidad del cine de Hollywood y el cine de samuráis. La película trata de Tom Cruise (actor y personaje a la vez), un americano que acaba en Japón al final del shogunato Tokugawa, cuando Japón va a prohibir el estilo de vida de los samuráis, y termina convirtiéndose en uno de ellos, al darse cuenta del vacío espiritual que tiene dentro de sí, y como una vida en comunión con la naturaleza puede ser más gratificante que la civilización.

 

La fortaleza escondida (1958) – Akira Kurosawa

Puede que esta película os suene por ser una de las inspiraciones de George Lucas a la hora de crear su Star Wars, pero el que busque la acción, efectos especiales y ritmo que caracterizan a La guerra de las galaxias, se van a llevar una decepción. Lucas cogió planos, transiciones entre escenas y ciertos elementos de la trama para su obra, pero no mucho más. Dicho esto, La fortaleza escondida es una muy buena historia de aventuras, en la que una princesa destronada, el general de su ejército y dos vagabundos deben volver a sus tierras mientras el ejército enemigo intenta encontrarlos para restablecer la dinastía en peligro por la muerte del jefe del clan. Pero la princesa debe hacerse pasar por muda para no llamar la atención. Y llevan mucho oro escondido. Y los dos vagabundos son la viva imagen de la codicia. Suena a aventura, ¿no?

 

Trilogía Samurái (1954, 1955, 1956) – Hiroshi Inagaki

Estas tres películas adaptan la novela Musashi, de Eiji Yoshikawa, sobre la juventud del legendario espadachín. Estamos ante una saga de cine de aventuras, centrada en Miyamoto Musashi, Otsu y Akemi, con los que se forma un triángulo amoroso, y el rival de Musashi, Kojiro Sasaki. Es interesante ver la evolución de nuestro protagonista, de origen humilde a honorable samurái. Musashi se irá labrando una reputación de buen espadachín, llegando a llamar la atención del shogun, y culminando en el célebre duelo en la isla de Ganryu, en la que se enfrenta a su rival a la luz del ocaso, usando un remo como arma. La representación de la batalla es muy bonita, y no se me ocurre cómo molar más que Miyamoto Musashi.

 

Silencio (2016) – Martin Scorsese

Esta es una película extraña dentro de la filmografía de Scorsese. Se aleja de sus géneros predilectos para entregar un filme que habla sobre la fe. Dos misioneros viajan a Japón, en una época en la que los extranjeros no eran bienvenidos allí, a buscar a su mentor, del que corren rumores que al llegar abandonó la fe cristiana. Una vez allí, se encuentran con que los samuráis persiguen a los cristianos y les obligan a abandonar a Jesús. Ellos intentan pregonar la palabra de su dios en secreto, pero cada vez es más y más peligroso hacerlo. Los personajes se cuestionan constantemente qué significa tener fe, su importancia y si vale la pena intentar convencer a otros a cambio de tu propia vida.

Recibe descuentos y novedades de Samurai Experience

Puede darse de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic en el botón suscribirse para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento.Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.